Mayo 2015. Campo Adentro en Japón: Una experiencia de acercamiento entre arte, agricultura y medio rural

El pasado martes 5 de mayo tuvimos la suerte de contar, en la sesión abierta del grupo de estudios, con la presencia de Uchiyama-san, agricultor y alfarero japonés que nos introdujo a la realidad rural de la prefectura de Gunma, donde se encuentra “la huerta” de Tokio. Uchiyama-san dejó su profesión como Ingeniero Industrial en Nissan para dedicarse al fomento de la recuperación de prácticas de la agricultura tradicional asociada. Aunque reconoce las ventajas de la agricultura industrial, no comulga con el estilo de vida asociado a esta.

Maebashi es la ciudad donde vive. Es la capital de la prefectura de Gunma, al estar situada en una meseta, en un país tan montañoso como Japón, es una zona muy apreciada para la agricultura. Por su cercanía, es la zona agrícola que abastece a Tokio.

En 2012 se inaugura el centro de arte emergente Arts Maebashi, que, con un claro perfil social lanza una línea de colaboración con la gente joven de la zona. En octubre de 2014 Fernando García Dory realizó un taller en el museo. Acompañado por Uchiyama-san crearon un comedor, “el comedor del viento” (en Maebashi los vientos son muy fuertes, hay un dicho que dice “en Gumma son muy fuertes los vientos y las mujeres”). Aquí sirvieron yaki manju (dulce típico de la región que incorpora la fermentación alcohólica del arroz moji) reinterpretado con ciertos ingredientes occidentales como el queso y otros derivados lácteos. Uchiyama-san se muestra a favor de la incorporación, por parte de la cultura japonesa, de ingredientes culinarios occidentales.

Uchiyama-san fue fundador del Yatai Yasai Club, desde el que fomentan la práctica de la “buena vida” a través de la agricultura tradicional de calidad trabajando con jóvenes interesados en conservar el legado cultural de su región. Uno de los proyectos recientes consiste en la plantación de un jardín de plantas medicinales con forma de cuerpo humano (en su proyección horizontal), en donde cada planta se sitúa en la parte del cuerpo que cura.

Como alfarero, Uchiyama-san, se considera un aficionado, a pesar de sus más de cuarenta años de práctica. Ser maestro de alfarería en Japón se considera honor, por lo que no se puede decir que te dedicas a ello a la ligera. Junto con su mujer dan clases de alfarería en su casa. Tienen un horno construido en el jardín. Una vez al año, desde hace quince, organizan en su pueblo una jornada de puertas abiertas en las que todos los vecinos enseñan sus creaciones artesanales. Esto sirve para que la comunidad pueda aprender más fácilmente del que tienen al lado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s